SEXTO CURSO. LENGUA. TEMA 5. NOSTALGIA

CONTENIDOS A ESTUDIAR: GRAMÁTICA: El verbo (I). ORTOGRAFÍA: La tilde en los monosílabos. VOCABULARIO: Homonimia y paronimia. ESCRITURA: Proyecto: El artículo de opinión. LITERATURA: La lírica. Rafael Alberti

LECTURA: NOSTALGIA
external image roald-dahl.jpg
http://es.wikipedia.org/wiki/Roald_Dahl
GRAMÁTICA: EL VERBO (I), RAÍZ Y DESINENCIA. MODELOS DE CONJUGACIÓN
external image 10+verb0.png

U5Len4.jpg
U5Len4.jpg

U5Len5.jpg
U5Len5.jpg

U5Len6.jpg
U5Len6.jpg



ORTOGRAFÍA: LA TILDE EN LOS MONOSÍLABOS
U4Len3.jpg
U4Len3.jpg

U4Len4.jpg
U4Len4.jpg
U4Len5.jpg
U4Len5.jpg




VOCABULARIO: HOMONIMIA Y PARONIMIA
Homónimas: Es la parte de la lexicología que estudia los vocablos que tienen la misma forma, es decir, un solo nombre pero distintos significados.
Estas palabras se pronuncian igual, se escriban o no de la misma manera. A la hora de escribir, hay que tener cuidado para no confundir las palabras homónimas y cometer algún error ortográfico.

Por ejemplo, hay (del verbo haber) y ay (exclamación que expresa dolor, sorpresa…).


Parónimas: Son las palabras que suenan parecidas pero se escriben diferente. El vocablo "paro" proviene griego y significa "al lado", y "onima" significa nombre. Por tanto la paronimia estudia los vocablos que se parecen en algunos de sus sonidos, pero tienen significados diferentes. Esta clase de palabras suelen tener semejanzas debido a su etimología, por su forma o por su sonido.

Cuando dudemos de una palabra que es parónima , debemos de tener muy seguro su significado. POR ESO DEBEMOS MIRAR EN EL DICCIONARIO

Por ejemplo, actitud (modo de comportarse) y aptitud (capacidad o habilidad).
external image esquema_porque_01.jpg
external image esquema_porque_02.jpg
external image esquema_porque_03.jpg
Actividades de palabras polisémicas
LITERATURA: LA LÍRICA. LA LÍRICA TRADICIONAL.

external image 2+l%C3%ADrica.png


UN AUTOR: RAFAEL ALBERTI
external image 3+Alberti.png


Pintor de la mar y las palabras consiguió con "Marinero en Tierra", el Premio Nacional de Poesía, y conoció en la Residencia de Estudiantes, a poetas de la Generación del 27.
Afiliado al PCE, apoyó la República y fundó con su esposa, Teresa León, la revista "Octubre". En la Guerra Civil salvó cuadros del Prado, como relató en "Noche de guerra en el Museo del Prado". Exiliados en París al caer la República, cuando estalló la Guerra Mundial, se trasladaron a Buenos Aires y Roma. Recibido con entusiasmo al regresar a una España democrática, fue elegido diputado del PCE, pero renunció después.

Escribió " Solo la mar", recopilado por su segunda esposa, Asunción Mateo; "El viento que viene y va" o "El ceñidor de Venus desceñido".

Alberti decía "el que más quiero: el Nacional de Literatura que me dieron en 1924 por Marinero en tierra. A ése me presenté porque me lo pidieron". Por el Nacional le dieron entonces a Alberti 5.000 pesetas, "que era una barbaridad". Los otros dos premios que más satisfacción le han producido fueron el Lenin de la Paz, que le fue concedido por la URSS en 1965, y el Cervantes, "que es un premio magnífico", por el que le dieron, en 1983, 10 millones de pesetas.

Académico, "Honoris causa" y Premio Cervantes, renunció al Príncipe de Asturias de las Letras de 1989 por convicción republicana. Era la primera vez que un autor renunciaba a su candidatura. Su renuncia fue formalizada en un telegrama dirigido a la Fundación Principado de Asturias. "Yo me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta", afirmaba hace 35 años, Rafael Alberti, poeta de la Generación del 27, al regresar a España, tras un exilio de 38 años.

En 1999, esparcieron en la Bahía gaditana, las cenizas de quien pidió: "Si mi voz muriera en tierra, llevadla a nivel del mar y dejadla en la ribera".




EL MAR. LA MAR. / GIMIENDO POR VER EL MAR
El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste
del mar?

En sueños la marejada
me tira del corazón;
se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste
acá?

Gimiendo por ver el mar,
un marinerito en tierra
iza al aire este lamento:

¡Ay mi blusa marinera;
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!
TRAJE MÍO




Traje mío, Traje mío
¡Traje mío, traje mío,

nunca te podré vestir,
que al mar no me dejan ir!
¡Nunca me verás, ciudad,

con mi traje marinero;
guardado está en el ropero,
ni me lo dejan probar!
¡Mi madre me lo ha encerrado,

para que no vaya al mar!


Marinero en tierra


Estos versos los escribe Rafael Alberti cuando tiene que irse con su familia a vivir a Madrid. Por primera vez tiene que dejar el mar, el Puerto de Santa María, donde había vivido toda su vida.
Los dos últimos versos no sólo encierran tristeza sino también una queja: su madre ha guardado su traje no porque en Madrid no haya mar, sino para que el joven Rafael no sienta deseos de volver al Puerto vestido de marinero como en su infancia.
El traje pasa de ser una prenda de vestir a convertirse en el depositario de un mar de símbolos: nostalgia, tristeza, infancia perdida, añoranza de un tiempo pasado que fue mejor y más libre, "refugio amoroso, fresca guarida".

http://www.rafaelalberti.es/ESP/BibliotecaVirtual/Fonoteca/Audio.asp