Aquí presentamos un diálogo entre dos jóvenes que van a una cafetería. En el transcurso de la conversación ellos piden al camarero qué es lo que van a tomar. Atención a la forma de introducir la petición (Je voudrais...) que se hace en condicional, así como a la educada costumbre de terminar siempre las frases pidiéndolo por favor.

Buenos días Antonio, ¿tienes hambre?
Buenos días Ana. Sí, yo tengo hambre y tengo sed. Vamos a la cafetería.

Ustedes querrán.. alguna cosa para comer?
Yo quisiera una ensalada por favor.
Y yo, yo quisiera un filete con patatas.

Y ¿alguna cosa para beber?
Para mí un té caliente por favor.
Y para mí una coca (cola), por favor.

Muy bien, yo vuelvo enseguida.

¿Ustedes querrán alguna cosa de postre?
Yo quisiera un helado de vainilla, por favor.
Y para mí un café, por favor.

Una buena elección señorita. El helado de vainilla está delicioso. Yo vuelvo enseguida.

Aquí están los postres y la cuenta. El servicio está incluido.
Gracias señor.
Muchas gracias.